SALINAS DE NUÉVALOS (ZARAGOZA)

Referimos lo escrito en el cartel anunciador de dicho sitio: “El barranco de Valdehierro, a unos 5 km del pueblo de Nuévalos, es el espacio ideal para la instalación de estas magníficas salinas. Se mantuvieron en funcionamiento desde el siglo XIII hasta la primera mitad del siglo XX, cuando se abandonaron debido a la baja rentabilidad que proporcionaban desde la generalización del proceso de industrialización. A lo largo de su historia fueron propiedad de diferentes administradores, desde los propios vecinos de Nuévalos y los Monjes del Monasterio de Piedra, hasta los comendadores de la Orden del Santo sepulcro de Calatayud. Actualmente se hallan en excelente estado de conservación, tanto los canales de madera que transportaban el agua salina como las balsas donde se almacenaba hasta evaporarse y obtener la sal. También se observan otras estructuras, como el edificio que servía de vivienda para los administradores y de almacén para la sal producida”.

Los que las hemos visitado, podemos dar fe que es un sitio muy difícil de olvidar y muy recomendable de visitar tanto por el paseo como por las preciosas vistas que nos ofrece. Puede ser un alto en el camino cuando vayamos a visitar, en la Comunidad de Calatayud, el famoso Monasterio de Piedra.