CUEVAS DE LA ARCILLA Y LA SOLEDAD CALATAYUD (ZARAGOZA)

Estas cuevas albergan un mineral llamado epsomita (un sulfato de magnesio hidratado) y son conocidas no sólo en nuestro país sino también a nivel internacional. Se encuentran en el talud de la carretera de Calatayud a Soria y son restos de antiguas explotaciones.

En su interior, la epsomita aparece entre margas regenerándose lentamente colgando de las paredes y techos de las galerías. Su color es blanco y las fibras, de hasta medio metro de longitud, tienen un fuerte brillo sedoso. Cuando este mineral es sacado del ambiente de las cuevas, se altera (se disuelve en la humedad ambiental) pasando a ser hexaedrita.

El estado de estas cuevas es lamentable y ha habido numerosas quejas para que fueran protegidas dada la importancia que tienen en el mundo mineralógico.