ESPUMA DE MAR
Por Mercedes Arauzo Pérez - Boletín Nº 2

Seguro que a todos os llamará la atención al leer el título de este pequeño artículo. Si, se trata de hablar de minerales, de compartir nuestras experiencias y conocimientos sobre mineralogía etc. ¿qué relación tiene la espuma del mar, en un Aragón donde por desgracia carecemos de él y lo más próximo que tenemos se encuentra a 250 Km.?, evidentemente nada, pero si decimos que "Espuma del mar", "Piedra loca" y "Piedra ollar ", es lo mismo, a lo mejor os hacéis una ligera idea sobre qué estamos hablando.

Se trata de un mineral fibroso de la arcilla, que muy cerca de Zaragoza se encuentra en explotación, en una cantera al aire libre y con bastante salida al comercio debido a la gran variedad de aplicaciones que posee, (cosa bastante difícil en nuestros días donde la crisis parece que nos afecta a todos).

NOMBRE: SEPIOLITA

Este mineral de la arcilla, adquirió estos nombres debido a una característica muy llamativa: se presenta en masas de gran volumen que en un principio y a simple vista, nos hace pensar en el almuerzo a tomar para reponer fuerzas y poder cargar con ella, en cambio cuando la cogemos nos llama la atención su ligereza y haciendo honor al famoso refrán de "No es peso todo lo que parece".
Su poca masa nos recuerda a la espuma del mar, que en un principio cuando rompe la ola se manifiesta con todo su esplendor y fuerza para dar paso posteriormente a la suavidad, sensación de paz y tranquilidad con que nos llega a la orilla. Pues bien, la sepiolita es igual, su apariencia ostentosa de volumen y fuerza, que en un principio nos engaña y asusta, pasa posteriormente a sorprendernos con su poco peso y a tranquilizarnos., de ahí el nombre de "piedra loca" y "espuma del mar". De hecho, muchas veces hemos oído hablar de los famosos escenarios de cartón-piedra hechos para realizar multitud de películas, la sepiolita era la protagonista indiscutible en todos ellos que con su magnificencia nos hacía disfrutar de paisajes tan variados como desiertos de rocas, desfiladeros, acantilados, montañas etc..

DESCRIPCION:

La sepiolita es un filosilicato, que cristaliza en el sistema rómbico y cuya fórmula mineralógica es:

Mg4[(OH)2Si6015].2H20 + H20

Sobre sus propiedades físicas podríamos decir que es un mineral blando, ligero, manejable y que resulta opaco, incluso en fragmentos muy delgados. La masa porosa flota sobre agua, en cambio tiene un gran poder de absorción, de sabor picante y se pega a la lengua (recuerda en esto a una marga).

YACIMIENTO:

En Aragón encontramos un yacimiento de sepiolita en la Cuenca Terciaria de Calatayud, concretamente en la localidad de Mará, situada en la ribera del río Perejiles. A este yacimiento podemos acceder primero, tomando ir autovía Zaragoza-Madrid, y posteriormente cogiendo la primera salida de Calatayud a la Nacional II dirección de nuevo a Zaragoza y el desvío que a dos o tres kilómetros tenemos de este, hacia los pueblos de Villalba de Perejil-Belmonte de Calatayud.

Se trata de una explotación situada al aire libre donde se aprecia la presencia de unos niveles de sepiolita color gris-marrón oscuro, de unos espesores que varían entre 60 cm. y 1m., se alternan con niveles de calcita y dolomita, con ocasionales presencias de yeso, silex, esmectitas, paligorskitas etc..
La presencia de sepiolita en esta zona se ve asociada a minerales evaporíticos que nos indican el ambiente de formación de este mineral: a partir de una cuenca evaporítica, lacustre, precipitó directamente en presencia de una solución alcalina (PH> 8), con una concentración de sílice en solución acuosa y altas concentraciones de Mg++, condiciones que se alcanzan en ambientes evaporíticos muy alcalinos, donde es normal que aparezca junto a dolomita como en este caso.

Hay que reconocer que la presencia de este mineral en la zona, debido a su explotación, ha modificado no sólo el entorno en donde se encuentra, sino también la vida de las personas que habitaban estos pueblos, principalmente: Mará, Orera y Miedes.

En este aspecto, la variedad de opiniones es grande como ocurre siempre cuando se produce un acontecimiento de este tipo, donde para unos lo único que se ha conseguido es destruir el paisaje que había, al ir desmontando para sacar el mineral, a pesar de que se están tomando desde hace mucho tiempo las medidas necesarias para reconstruir las zonas levantadas, conforme se va agotando el mineral; esto por supuesto que lleva su tiempo y más de uno pensará que luego el terreno no queda como antes, pero también hay que pensar por otro lado, la de puestos de trabajo que la explotación ha proporcionado para la gente joven de la zona, ya que si no es por la mina, seguro que a estas alturas ya no quedaba nadie por estos pueblos.

USOS:

La sepiolita es un mineral que presenta una enorme variedad de utilidades, lo cual le ha aportado una alta comercialidad, lo podemos encontrar formando parte de productos totalmente dispares: en productos farmacéuticos y artículos de fumador, por su gran poder de absorción; como material refractario; como aislante y en pinturas; incluso nos sirve para recursos caseros como absorber la humedad de la nevera, del cubo de basura, el mal olor a tabaco del coche etc.; pero el mayor éxito lo tiene en su comercialización junto con algo de calcita en la formación de lechos de gatos, exportándose a países como Francia, Holanda, Bélgica etc..

Después de contaros un poco las características de este mineral, que para algunos de vosotros serían totalmente desconocidas, seguro que estaréis de acuerdo en pensar, que lo verdaderamente loco sería no poder aprovecharnos de este recurso tan preciado que nos brinda la naturaleza.

MINERALOGÍA DEL MONCAYO
Por Mercedes Arauzo Pérez - Boletín Nº 3

La comarca de! Moncayo se ubica en el sector occidental de la provincia de Zaragoza. Son tierras de transición entre la Meseta castellana y el valle del Ebro, con dos núcleos urbanos principales: Borja y Tarazona.
El territorio acotado como comarca del Moncayo tiene una extensión de 1080,38 km2 y 27496 habitantes, distribuidos en 32 municipios, de los que sólo cuatro superan los mil habitantes. Los núcleos de población se sitúan en las riberas de los ríos Queiles y Huecha o en los barrancos afluentes y aparecen emplazados en las vertientes soleadas, al abrigo del violento y fuerte cierzo.

La plataforma estructural de la muela de Borja hace de divisoria física entre los valles del Queiles y de la Huecha, al tiempo que la barrera de la Ciezma limita el somontano inmediato del Moncayo. Así, queda esbozada una elemental división en tres subunidades comarcales: el somontano del Moncayo, al cual se accede por los pórticos de Ambel, Vera de Moncayo y Santa Cruz de Moncayo; la ribera media del Queiles, encabezada por Tarazona, y finalmente, el Campo de Borja.

El Moncayo

El Moncayo se alza como magnífico mirador sobre el valle del Ebro, dominando mas de mil metros sobre los relieves moderados de la depresión. La cumbre maciza se eleva hasta 2315 rn, en un dominio de vertientes regularizadas y dilatados collados.

La arquitectura geológica es relativamente simple. El Moncayo forma un horst anticlinal alargado de noroeste a sudeste, armado por una potente serie metamórfica de areniscas, cuarcitas y pizarras de tonos rojos a violáceos del periodo triásico, que reviste un núcleo de cuarcitas y pizarras verdosas de edad paleozoica. El contacto entre ambas formaciones se reconoce fácilmente en la base de la balconada del Cucharón, junto al santuario de Nuestra Señora del Moncayo, y en Peñas Meleras. Por cualquier parte que ascendamos a la cumbre, las capas buzan en el sentido de la pendiente, en el área de cumbres las capas adoptan posiciones subhorizontales. Este edificio, levantado por los movimientos alpinos, no fue, corno en amplios sectores de la Cordillera Ibérica, arrasado por la erosión mioceno, sino que permaneció corno relieve residual sobre los lagos terciarios y las banquetas erosivas. Durante el plioceno, nuevos movimientos contribuyeron a destacar el relieve maduro heredado, imprimiendo en el macizo antiguo una mayor energía de relieve. Los agentes morfogenéticos cuaternarios terminaron de esculpir la sobria y sobrecogedora fisonomía topográfica. Los periodos fríos favorecieron la retención de las precipitaciones en forma de hielo y el modelado de tres entalladuras glaciales en la exposición nordeste: Los circos de El Cucharón (Poso de San Miguel), San Gaudioso y Morca, en cuya base se acumulan ingentes masa de bloques morrénicos.

La Comarca

Las distintas mineralizaciones que se distribuyen en torno a! Moncayo, las clasificamos en tres grupos principales: Mineralizaciones Metálicas, Minerales y Rocas Industriales y Materiales Energéticos.

A) Mineralizaciones Metálicas

Son muy abundantes aunque presentan poca variabilidad en su composición. Se sitúan en los afloramientos mesozoicos y paleozoicos pertenecientes al Sistema Ibérico.
En función de la composición de las menas metálicas, se diferencian tres grupos:

Mineralizaciones lateríticas de Fe: Las cuales son más abundantes que las de Rocas industriales y energéticas juntas. Y son actualmente las únicas que están siendo explotadas. Destacan las Mineralizaciones estratiformes de Fe pues se han explotado durante los últimos años, o en la actualidad. Las mineralizaciones de Fe más abundantes son la Goethita y el Hematites acompañadas de Calcita y cuarzo. Actualmente se hallan en explotación las mineralizaciones de la Tierga (Santa Rosa), aunque solamente destinadas a la obtención de ocres industriales y no corno mena de Fe.

Mineralizaciones filonianas de Fe: Fueron explotadas en el pasado, muchas de ellas carecen de importancia y no pasan de ser simples rellenos de las diaclasas que atraviesan los materiales del Butsandstein. Las que han gozado de mayor importancia habiendo sido explotadas son las de Añón, Ambel y Tabuenca.

Mineralizaciones de Pb-Zn: Se sitúan sobre afloramientos mesozoicos, se tratan siempre de mineralizaciones relacionadas con niveles de karstificación, localizadas sobre calizas jurásicas.
Los minerales de Pb y Zn más abundantes, en estas mineralizaciones son Galena y Esfalerita. Algunos de ellos han sido explotadas como los de Muro de Agreda y Valdejeña ( Soria).

Mineralizaciones de Cu y Cu-Ag: Todas ellas filomenas, situadas en los afloramientos del Sistema Ibérico, pertenecientes al Paleozoico.
Los minerales cupríferos más abundantes son: La Calcopirita y Malaquita, asociada la Azurita y Goethita, Hematites, Calcita y cuarzo.
Las mineralizaciones cupríferas de Aranda del Moncayo se encuentran en materiales del Cámbrico y son las más importantes habiendo sido explotadas en diversas ocasiones.
Las mineralizaciones filonianas cuproargentíferas junto con tetraedrita de Calcena fueron explotadas durante siglos.

B) Minerales y Rocas Industriales

Se hallan representados tanto en el Sistema Ibérico en materiales mesozoicos como en la Depresión Geológica del Ebro en terrenos cenozoicos.

Mineralizaciones de Ba: Muy poco abundantes, localizándose siempre entre afloramientos del Buntsandstein, pertenecientes al sistema ibérico.
El mineral más abundante es la Baritina, que normalmente se encuentra acompañada de malaquita e indicios de Calcopirita.Las únicas mineralizaciones explotadas son las de Tabuenca.

Mineralizaciones de ocres: Se reducen a un sólo afloramiento, actualmente explotado, en Tierga (Barranco del Judío, Mina Rosa y las Minas). Se explotan los óxidos de hierro y se destinan a la fabricación de ocres.

Mineralizaciones de pirita: Se trata sólo de cristalizaciones, con la única importancia de su valor decorativo. Se distribuyen entre niveles margosos y arenoso-margosos, pertenecientes al Jurásico, y más concretamente a la faciers Purbeck. Los minerales diagenéticos, con presencia exclusiva de pirita, que en casi todas las localidades se halla limonitizada. Los cubos de pirita no exceden de los 2 cm. de arista.
Se localizan en la comarca de Tarazona en: Los Fayos, Litago, Trasmoz y Vera de Moncayo. En el campo de Borja: Ambel.

Formaciones yesosas: Se distribuyen tanto en afloramientos Mesozoicos del Sistema Ibérico, corno en los Cenozoicos de la Depresión Geológica del Ebro. Producto de la descomposición de los sulfuros de hierro presentes en los lignitos.
Las formaciones yesosas Mesozoicas son triásicas distribuyéndose entre el Muschelkalk Medio y Keuper. Los materiales yesosos más abundantes son, el yeso, acompañado de anhidrita y hemihedrita y en el afloramiento de Cervera del río Alhama se encuentra azufre que rellena grietas entre, el yeso y las margas interestratificadas.
Las formaciones yesosas Cenozoicas se encuentran por los afloramientos miocénicos de la Depresión Geológica del Ebro. Los de Magallón y Fuendejalón en la Comarca de Borja han sido repetidamente explotados.

Formaciones Arcillosas: Son afloramientos terciarios miocénicos de la Depresión Geológica del Ebro. Los minerales arcillosos más importantes son caolinita, illita y montmorillonita acompañada de calcita y cuarzo.
En las localidades de Novallas, El Buste, Santa Cruz de Moncayo, Tarazona y Bulbuente, se han explotado estos niveles arcillosos para el suministro de tejares.

Otras mineralizaciones: Eflorescencias salinas de carácter evaporítico, en zonas endorreicas del Campo de Borja, como en Agón y en Bisimbre, junto con halita, epsomita y mirabilita en materiales terciarios de la Depresión Geológica del Ebro. Sílex en afloramientos terciarios de las comarcas de Tarazona y Santuario de Misericordia en Borja.

C) Materiales Energéticos

Se hallan escasamente representados, hasta el punto de Imitarse a dos afloramientos lignitíferos; uno de ellos situado entre los materiales mesozoicos del Cretácico y concretamente entre los niveles de la formación Utrillas del Albiense. El otro en los afloramientos terciarios miocénicos de la Depresión geológica del Ebro.

Se trata de lignitos ferruginosos, con presencia de indicios de Pirita, alterada secundariamente a goethita y a melanterita. Hay indicios de marcasita y pequeñas cantidades de calcita, yeso y caolinita.
Los lignitos son de escasa calidad y potencia. En Torrelapaja han sido explotados en diversas ocasiones.