EXCURSION DE LA A.M.A. A LA PROVINCIA DE CASTELLÓN
Por Francisco José Cebolla Peribánez

El pasado fin de semana del 30 de mayo al 1 de junio del 2014, unos cuántos componentes de la Asociación Mineralógica Aragonesa realizamos un viaje a la provincia de Castellón, más concretamente a La Vall de Uixó. Allí nos alojamos en el hotel Belcaire (muy agradables, por cierto, tanto el servicio como las habitaciones) dispuestos a pasar unas jornadas mineralógicas con algunos compañeros de Castellón y Valencia.

El sábado 31 quedamos en los aparcamientos del hotel con Honorio Cócera de Valencia y Juan María Bartol de Castellón que hicieron de guías para mostrarnos algunos yacimientos emblemáticos de la zona. También se unió nuestro compañero Fernando Gascón que ya disfrutaba con la familia de unos días “playeros” por esos lugares.

El primer sitio elegido fueron las minas que hay bajo el puerto de la Eslida en la localidad de Chóvar. Dejando los coches aparcados y siguiendo una senda cuesta abajo llegamos a nuestro primer yacimiento: "Mina José". Ésta queda integrada en la concesión San José. En ella pudimos recoger, en las amplias y escarpadas escombreras, la metazeunerita, mineral de uranio que con la humedad se altera y pasa de ser zeunerita en las galerías a este mineral. También la farmacosiderita en cubos muy pequeños color amarillo y verde. Los que tuvieron más suerte encontraron escorodita y cinabrio. En una de las paredes laterales se encontraba la paratacamita con pequeños cristales de yeso. Cerca de las galerías, algunas de ellas inundadas, recogimos calcantita de neoformación. Ya transcurridas un par de horas, decidimos regresar a los coches para acceder, los que se atrevieron, a unas galerías cercanas a la anterior mina, en las que pudimos recoger libethenita y calcantita. Aquí, no había senda y tuvimos que bajar una fuerte pendiente para acceder a las galerías y que luego cargados, nos costó bastante subir. Una vez de nuevo en los coches, partimos al pueblo de Chóvar para comer en un merendero que había en sus cercanías. Después, tomamos cafés y unos refrescos en el bar del pueblo, no sin antes, admirar la belleza de sus calles y casas.


Ya por la tarde, regresamos a nuestro lugar de estancia ya que allí se encuentra “La Corraliza”, cantera que absorbió a una antigua mina llamada “La Murta”. En este lugar se unieron a nosotros Rafael Muñoz e hija y José Manuel Sanchis, ambos de Valencia.

En este lugar lo pasamos muy bien recogiendo bastantes especies minerales: jarositas, con una preciosa cristalización, malaquitas, azuritas, alunitas, cornwallitas, conicalcitas, olivenitas, etc.
Tras otro par de horas de recogida de minerales y charlas al respecto, decidimos regresar, no sin antes, regalar a nuestros compañeros castellonenses y valencianos unas camisetas de nuestra asociación como recuerdo por su amabilidad durante estos días. Por la noche, paseo y cena en un restaurante de la población donde nos reímos un montón en un buen ambiente. Regresamos al hotel a descansar para afrontar el último día.

El domingo 1 partimos con los compañeros Rafa, Honorio y Juan María a las minas de la Concesión San Rafael en Villahermosa del Río. Se tuvieron que marchar con anterioridad a Zaragoza, Jesús Labarta, su esposa Mari y José Luis Larroy.
La primera fue la llamada “La Amorosa” que se encuentra en una pendiente pronunciada en las cercanías de un puente a la entrada del pueblo. Unos cuántos valientes nos animamos a subir y después de unos 15 minutos accedimos a la pequeña “gatera” de acceso a las galerías.
Allí nos distribuimos por las mismas, una vez nuestros compañeros nos comentaron lo que solía aparecer en cada una de ellas.

Es una autentica pasada la cantidad, variedad y vistosidad de los minerales que se pueden recoger a pesar de la cantidad de gente que las ha visitado. Sulfuros como la tennantita, rica en hierro y la enargita distinguible por su exfoliación y brillo metálico; azuritas muy cristalizadas, malaquitas y tirolitas, que son las reinas del yacimiento; theisitas, clinoatacamitas, conicalcitas, claraítas, crisocolas, zincolivenitas, dolomitas, y un largo etcétera. La mochila estaba para reventar y el regreso fue largo y pesado. Una vez en los coches, nos acercamos a otro merendero en las inmediaciones del pueblo donde nos despedimos de los compañeros castellonenses y valencianos que tan amablemente nos acompañaron durante todo el fin de semana. ¡Gracias, amigos!

Para terminar, decidimos ir a la mina llamada “Cueva de la guerra antigua”. Por la mañana, algunos compañeros que no subieron a la anterior, ya la habían visitado. En ella estuvimos poco rato ya que los minerales son más escasos tanto en calidad como en cantidad. Aun así, recogimos, tennantita, azurita, malaquita, tirolita, zincolivenita, etc…
Ya cansados decidimos regresar a Zaragoza no sin antes despedirnos con un refresco en un bar de Rubielos de Mora.

Por segundo año, hemos vuelto a realizar una salida de fin de semana. Nos lo hemos pasado genial y, además, nos hemos vuelto con muchos minerales. Esperamos que el próximo año podamos volver a repetir esta experiencia tan gratificante para todos los que vamos.

Los participantes fueron: María Antonia Royo y su marido Toni, Jesús González y su esposa Inma, Paco Cebolla y su esposa Cristina, Jesús Labarta y su esposa Mari, Jesús Fraile, José Luis Larroy y Fernando Gascón.

Dejo estas imágenes como recuerdo de esos días.