LIBRO DE MINERALES DE ARAGÓN DE MIGUEL CALVO
Por Francisco José Cebolla

Allá a mediados de los años 80, unas cuántas personas, que solíamos acudir a la Plaza San Francisco de Zaragoza a comprar minerales, animamos a Miguel Calvo, a escribir un libro sobre los Minerales de Aragón.

Por la sabiduría que albergaba y los conocimientos mineralógicos que nos transmitía a todos, era la persona indicada para llevar a cabo tan ardua tarea. Parece que nos hizo caso y unos años más tarde (1988), presentó junto con Josefina Besteiro (en paz descanse), Emilia Sevillano y Andrés Pocovi, el libro, en pequeño formato, “Minerales de Aragón”. En él, describían los diferentes yacimientos y afloramientos de minerales en nuestra comunidad autónoma. Desde datos históricos, a cómo llegar, qué buscar, qué encontrar, etc.

En definitiva, el libro que marcó un antes y un después a la mayor parte de aficionados y coleccionistas de Aragón. ¡Cuántas excursiones hemos realizado tomando como referencia lo descrito en el libro! Sí que es cierto, que algunas informaciones han ido cambiando con el devenir del tiempo, ya que en muchas de las salidas organizadas en busca de diferentes yacimientos, hemos encontrado otros datos que no venían referidos en el mismo. Con el avance de las investigaciones y análisis de diferentes muestras, se han hallado nuevos minerales que no estaban citados en nuestro querido Aragón. También nuevos lugares donde poder encontrar esos minerales que no estaban descritos y que gracias a la colaboración de las “buenas” gentes de esta tierra han salido a la luz.


Han tenido que pasar 20 años nada menos, para que de nuevo, Miguel, esta vez en solitario, se decidiera a escribir con todos esos datos recogidos durante todo este tiempo, el nuevo “Minerales de Aragón”. Un LIBRO con mayúsculas, con muchísimos datos, que ha ido compaginando con otras actividades de escritura mineralógica (tema que trataré en otro artículo).


Con la misma idea que quiso transmitir en el libro anterior, nos adentramos en los minerales que aparecen en nuestro territorio, con una lectura agradable y sencilla, llena de información de los diferentes sitios (minas, yacimientos y afloramientos) y una extensa descripción de los minerales que podemos encontrar, desde elementos nativos hasta silicatos. Casi 500 páginas. Muchísimas horas de trabajo, estudio y consulta. Multitud de salidas al campo para investigar. Numerosas comprobaciones con análisis exhaustivos y gran cantidad de fotografías tanto de yacimientos como de muestras minerales.


Un LIBRO muy recomendable y que no debe faltar en la biblioteca de cualquier coleccionista de minerales o amante de la naturaleza. Por último, desde aquí quiero animar a nuestro compañero Miguel, para que cuando pasen unos cuántos años más, vuelva a escribir un tercer libro, con todas las novedades que vayan surgiendo a lo largo del tiempo
.