EXCURSIÓN AL CIRCO Y REFUGIO DE PIEDRAFITA
Por Jesús Fraile Rodrigo

Este pasado verano de 2014 planteamos la excursión al la presa de Respomuso y circo de Piedrafita coincidiendo con las vacaciones de verano, más como paseo de montaña que como salida propiamente mineralógica. Pero ya sabemos que siempre que salimos al monte mantenemos la vista preparada para buscar la explicación geológica de las maravillas que nos ofrece la naturaleza y el martillo de geólogo listo por si se plantea recoger alguna muestra mineralógica.

El entorno del circo de Piedrafita es impresionante, desde el punto de vista paisajístico y desde el punto de vista geológico. Está incluido dentro del batolito de Panticosa y por lo tanto su estructura es fundamentalmente granítica con varios tipos de rocas ígneas. Sin embargo durante la subida vamos a sobrepasar diferentes terrenos metamórficos entre los que podemos apreciar a lo lejos la roca blanca de las marmoleras de los Picos del Infierno.

Tras buscar la compañía de mi hijo y un amigo suyo como jóvenes dispuestos a echar una mano a lo largo de la subida, realizamos la remontada del barranco del río Aguas limpias durante unas 3 horas aproximadamente hasta alcanzar el resalte final de la presa de Respomuso. El camino se encuentra muy bien marcado y parte de la presa de La Sarra a unos 3 Km de Sallent de Gállego y va discurriendo por entornos absolutamente emblemáticos en el valle de Tena: el paso del Onso y el llano Cheto, a partir del cual, tras atravesar la cascada que viene de los ibones de Arriel, nos encontramos con el primer resalte de tipo magmático que hay que atravesar. Es la primera manifestación del batolito de Panticosa y la roca cambia, se transforma en granito claro con predominio micáceo y la ascensión se hace costosa por la cantidad de roca suelta y las rampas que hay que subir en el trayecto. Sin embargo la recompensa merece la pena. El circo es espectacular y una lección geológica. Toda la cubeta del ibón se encuentra labrada por la nieve y el hielo de su origen glaciar en el material volcánico.

En este entorno es fácil pensar que podríamos encontrar minerales derivados de origen magmático y efectivamente nos llamó la atención en los múltiples canchales que rodean al refugio la existencia de grietas con unos cristales de aspecto redondeado que al examinarlos más de cerca comprobamos que se trataban de granates erosionados al estar expuestos al hielo. Eran bastante abundantes y buscando grietas escondidas seguro que tiene que haber ejemplares con buenas cristalizaciones.

Tras reponer fuerzas en el refugio y como se echaba la tarde encima nos volvimos hacia La Sarra, siempre con la intención de volver próximamente a este paraíso montañero.


Pico Moncalvós. Plegamientos metamórficos formados por el levantamiento del Batolito de Panticosa


Primer avance de roca magmática subiendo desde Llano Cheto


Macizo de Balaitus o Pico Moros


Subida hacia la base de la presa de Respomuso


Embalse y Refugio desde la presa


Embalse y Refugio de Respomuso desde la presa


Embalse y Refugio de Respomuso desde la presa


Afloramiento comprobado de granates sobre las rocas de la glera


Afloramiento comprobado de granates sobre las rocas de la glera




Granates. Foto: Fernando Gascón


Presa de Respomuso