EXPOSICIÓN EN ÓLVEGA (SORIA)
Por José Miñana y Vizmanos - Boletín Nº 6

Todo empezó el día de la excursión a la Mina Petra en Ólvega (Soria). Cada cual picando en su parcela, José Luis Larroy como todos, pero ve que un ciclista ha llegado a la explanada, se presenta e identifica y el ciclista también lo hace: es el alcalde de Ólvega... "Oye, si en alguna ocasión necesitas de nosotros, ya sabes dónde estamos".

Ólvega, pueblo próspero y con un grupo de dirigentes activos, organizaba días después sus Jomadas Culturales de Otoño y, como una actividad más de éstas, solicitó de la Asociación Mineralógica Aragonesa su colaboración. Como es natural, fue aceptada de inmediato y pronto nos pusimos en movimiento.

Lo que nos pedían era, lógicamente, que realizáramos en esa población una exposición de minerales y fósiles y, además, que diéramos una conferencia. José Luis Larroy responsable directo, pues él fue el contacto y motor de esta muestra, nos pidió a unos cuantos nuestra colaboración y el aporte de algunos ejemplares de nuestras colecciones, al final sobró material.

"Habrá que mirar a quién le damos el papel de conferenciante". Le tocó a una persona ya con cierta experiencia y soltura en estas lides: nuestro compañero Manuel Baquero.
Para montar la exposición echamos mano de otros amigos y como tales, así nos respondieron. Alfonso Garcés con sus vitrinas y estanterías de tres alturas, perfecto.

Ahora, los "mineralazos". Recordamos que otro amigo asociado, Mario Onieva, tiene una colección magnífica. Puestos al habla con él se soluciona el tema, que no problema; pero aún más, nos expone la idea de unos carteles y folletos informativos, lo dejamos en sus manos... y ¡la repera!

Con los fósiles pasó otro tanto. Enseguida encontramos amigos aficionados a la Paleontología que pusieron a nuestra disposición diversos ejemplares de sus colecciones particulares.
Tras unas visitas previas para inspeccionar el local donde se iba a desarrollar la exposición y para instalar las vitrinas y estanterías, el sábado 2 de diciembre nos trasladamos a Ólvega, Jesús Clemente, José Luis Larroy y un servidor con los coches cargados a tope. Ya en el local y con un magnífico ánimo nos ponemos a la tarea... Al finalizar la tarde, y a falta de unos pequeños detalles, la damos por concluida: la exposición ya está montada.

Se instalaron cuatro vitrinas y una estantería grande de sistemática, una vitrina y una estantería de fósiles y otra vitrina de minerales de la zona del Moncayo, además de los paneles informativos y de una mesa con revistas y libros divulgativos.

A continuación nos trasladamos a escuchar un concierto de la coral San Agustín de Zaragoza, una actividad más organizada por el Ayuntamiento dentro de las Jornadas Culturales ya citadas.
Magnifica actuación en un espléndido marco: la iglesia parroquial de estilo gótico. Terminado el concierto, todos los componentes de la coral pasaron por la exposición. Los elogios fueron muchos. Una señora me comentó que aquello también parecía un concierto, pero de colores y formas naturales.

La exposición se inauguró oficialmente el miércoles día 6, fiesta de la Constitución, al mediodía. El público, personas del pueblo y alrededores, niños y mayores, admiraron y disfrutaron con la exposición y preguntaron y fueron contestados lo mejor posible. Se marchaban contentos y conocedores de que la madre tierra es la mejor fábrica de cosas bonitas.

La conferencia se dio ese mismo día por la tarde en el salón de actos del Colegio Virgen de Olmacedo. La asistencia fue de unas 50 personas, entre niños y mayores, lo cual, teniendo en cuenta el día que hacía de frío intenso, se puede considerar como muy satisfactorio.

Habíamos dividido la conferencia en dos partes: la primera, breve y como prólogo, a cargo de José Luis Larroy y la segunda, más extensa, a cargo de Manuel Baquero, que cerraría el acto.

Hice yo la presentación de los conferenciantes, al tiempo que agradecía la asistencia del público. José Luis Larroy habló del Moncayo y su entorno minero a lo largo de la historia. Contó algunas leyendas del Moncayo y cómo desde las épocas primitivas los pueblos que se asentaban al pie de este mítico monte habían extraído y fundido el hierro. Citó diversos yacimientos que se encontraban en la zona, así como los distintos minerales, aparte del hierro, que se han obtenido a lo largo y ancho de la sierra moncaína.

Luego Manuel Baquero habló sobre el coleccionismo de minerales como faceta lúdica, explicó qué es un mineral, cómo los "fabrica" la naturaleza, sus características más importantes, cómo se obtienen, cómo se debe organizar una colección de minerales, etc., etc. No sé si dejó algo en el tintero, (bien se explayó el mozo). Terminó su exposición con el comentario a una serie de diapositivas que se proyectaron y que causaron muy grata impresión, pues permitían ver lo que de bonito y magnífico tienen los minerales, tanto en su estado natural como tallados.

El día de la clausura, el domingo día 10, se nos hizo entrega de una placa con el escudo de Ólvega, al tiempo que el señor alcalde, Don Gerardo Martínez, nos agradecía con amables palabras nuestra colaboración y su satisfacción por lo expuesto y hecho.

Como impresión personal diré que la atención que prestaron a nuestro trabajo y material expuesto fue totalmente satisfactoria, habiendo estado siempre presente en la exposición un representante del ayuntamiento, mientras ésta permaneció abierta.