EXCURSIÓN A LA MINA PETRA DE ÓLVEGA (SORIA)
Por José Luis Larroy - Boletín Nº 6

Es sabido desde antaño que el macizo del Moncayo posee una gran riqueza mineralógica. Son numerosos los minerales que se han encontrado a lo largo y ancho de tan mítica montaña, pero entre todos ellos siempre se ha destacado uno: el oligisto o hematites.
Ya los escritores romanos hacían mención del hierro que se trabajaba en las poblaciones de Turiaso, Bílbilis, y Tabuenca, el cual, sin duda, procedería de los yacimientos esparcidos por toda la geografía del Moncayo.

Probablemente las labores de extracción del hierro no se habrán interrumpido a lo largo de toda la historia, aunque, como es lógico, habrán existido unas épocas de mayor florecimiento que otras.


S. Calderón en su libro "Los Minerales de España", editado en 1910, nos habla de la existencia de oligisto cristalizado y escamoso en el Moncayo y Añón (Zaragoza), prolongándose los criaderos aragoneses por Castilla la Vieja en la región vecina de las pizarras y cuarcitas silúricas.


En la actualidad, aparte de un yacimiento situado en las proximidades de la localidad de Tierga, la denominada Mina Santa Rosa, y que podríamos considerar que se encuentra más en la "periferia" que en la propia sierra del Moncayo, no existe ningún otro en explotación; si bien, en su vertiente Soriana hay dos que sí lo estuvieron hasta hace muy pocos años, concretamente en los términos de Ólvega y Borobia y ambos de características muy similares.


Pues hasta uno de ellos, la "Mina Petra", nos trasladamos el pasado 7 de Octubre un numeroso grupo de aficionados. Para llegar hasta allí desde Zaragoza hay que coger la carretera de Soria y, bordeando el Moncayo, tras pasar por Tarazona y Agreda se alcanza la industriosa población de Ólvega. Una vez en esta localidad, y teniendo ya a la vista nuestro objetivo, nos dirigimos por la carretera de Noviercas, se pasa ante la ermita de Nuestra Señora de Olmacedo y un kilómetro más adelante se ve el gran agujero excavado a media ladera en la montaña.

Desconocemos desde cuándo se halla en actividad esta explotación, pero sí sabemos que a principios de los años 50 ia mina estaba comunicada mediante un ferrocarril minero con la próxima estación de Ólvega. En la actualidad se tiene la intención de aprovechar su trazado, "la vía vieja", proyectando un recorrido turístíco-ecológico desde Ólvega a la mina.

La última empresa que explotó el yacimiento se llamaba Minas del Mediterráneo, S.A. (MIMESA). Todavía se conserva a "pie de obra" el cartel anunciador de la mina, con el consabido "Prohibido el paso a toda persona..."

Las labores de extracción se realizaban mediante galerías subterráneas, que fueron hundidas cuando, hace aproximadamente 10 años, la empresa decidió suspender sus actividades y se dejó de extraer el mineral. Al no tener desagüe, las aguas que surgían en las galerías formaron un extenso lago, que se ha mantenido hasta nuestros días.


El mineral que se extraía de la Mina Petra era, como es lógico, oligisto. Este, junto con el que se obtenía en la vecina mina de Borobia, se llevaba a la estación de Ólvega, desde donde se transportaba por ferrocarril a Bilbao. Allí se empleaba en la fundición de los Altos Hornos.


Hoy en día todavía es posible obtener con suma facilidad muestras de oligisto, pues se encuentra en gran cantidad en las escombreras. Lo hay masivo, cristalizado, en escamas, botroidal, etc. También se encuentran, como productos secundarios, goethita, siderita, aragonito y cinabrio.

Este último mineral se halla en unas vetas blancas de dolomita encajadas dentro de unos grandes bloques calizos que se pueden encontrar en diversos lugares de la mina. Puede quedar la duda de si estos bloques son originarios de este yacimiento, pues no parece que su paragénesis encaje con la del oligisto, o bien fueron traídos desde otras explotaciones. El caso es que allí están y, quien más quien menos, todos nos trajimos algunos cristalitos de dicho mineral.

Por la tarde, ya de vuelta hacia Zaragoza, nos desviamos de la carretera para acercamos a Fuendejalón. En una cantera muy próxima a la población se encuentran drusas cristalizadas de calcita, formando la capa exterior de unos bloques cuya matriz, muy dura, dificultaba la extracción de los cristales de calcita.


Aquí dimos por terminada la excursión y poco después llegábamos a Zaragoza, que se encontraba en pleno bullicio y a punto de escuchar el Pregón con el que se inician las Fiestas del Pilar.