VISITA A LAS CANTERAS DE ARCILLAS CAOLINIFERAS
DE LA CAÑADA DE VERICH EN TERUEL
Por Jesús González

Introducción:

El pasado sábado 24 de Octubre realizamos algunos miembros de la Asociación Mineralógica Aragonesa junto con algunos compañeros del Grupo Mineralogista Catalán, una visita conjunta a las canteras de arcillas caolínicas plásticas, ubicadas en la población de La Cañada de Verich, perteneciente al Bajo Aragón, en la provincia de Teruel.

Geología de la zona:

Cabe destacar que, geológicamente, las canteras aprovechan los sedimentos de la conocida formación de Utrillas correspondiente al periodo mesozoico cretácico, el cual aportó gran cantidad de sedimentos, arcillas, margas y areniscas en superficie y lignitos en aéreas mas profundas.

El corte geológico de las canteras se inician con grandes bolos de roca caliza (que la empresa que gestiona la cantera amontona y no utiliza) en las que aparecen geodas de Calcita, muy difíciles de extraer dadas las características de dureza de la matriz.

Debajo de las calizas aparece la capa de arcillas carbonosas, motivo de la explotación, mezcladas con restos de lignitos. Es en esta capa es donde aparece la mineralización para la búsqueda de ejemplares objeto de estudio y colección.

Durante el recorrido por las distintas canteras que componen este complejo minero, hemos ido encontrando afloramientos de los materiales mesozoicos cretácicos ya citados anteriormente. Se han inventariado quince de ellas. Muchas se hallan ahora inactivas.

En el recorrido que hemos realizado, se concentran algunas de las explotaciones actualmente en activo. Estas explotaciones se dedican fundamentalmente a la extracción del caolín (que aquí se presenta multicolor: blanco, amarillo, rojo, negro....) Posteriormente, este caolín es dedicado a la fabricación de pavimentos cerámicos.

Recorrido Mineralógico:

La jornada comenzó como es costumbre muy temprano a las 7:45 de la mañana, quedamos los miembros de A.M.A en un punto de encuentro que tenemos designado para este tipo de salidas, un aparcamiento en las proximidades del pabellón Príncipe Felipe. Una vez estuvimos todos los asistentes a la salida, nos distribuimos en diferentes vehículos y salimos hacia nuestro destino. Después de hora y media, llegamos al punto de encuentro en las inmediaciones a la entrada de la cantera Súñer, donde nos esperaban ya los miembros del G.M.C


Acceso a la Cantera Súñer, La Cañada de Verich, Teruel.

Después de saludar a todo el mundo nos dirigimos a la citada cantera, la cual se encuentra próxima a la población de La Cerollera. Afortunadamente, se habían realizado trabajos en la misma y se pudieron encontrar ejemplares de septarias con pirita, algunas de pirita-marcasita, barita con siderita, y algo bastante curioso y que en otras salidas del AMA no habíamos visto, que fue azufre de neoformación y en menor medida alguna que otra Calcita de tamaño aceptable.


Cantera Súñer, La Cañada de Verich, Teruel.


Azufre de neoformación, Cantera Súñer, La Cañada de Verich, Teruel.


Azufre de Neoformación, Cantera Súñer, La Cañada de Verich, Teruel.

Cuando ya no había nada más que rascar en esta cantera, nos desplazamos a las otras canteras que se encuentras ya próximas a la población de La Cañada de Verich. Para acceder a las mismas, es necesario llegar a las instalaciones que la empresa explotadora tiene, y coger un camino a la izquierda. Este camino nos lleva directo a las canteras de caolín y será el lugar donde haremos la siguiente parada.

Aquí pudimos recoger en las montoneras de arcilla carbonosa, algunas muestras de pequeños yesos. Por desgracia, no salieron marcasitas, por lo que habrá que esperar a que remuevan los montones para que éstas afloren. Algunos compañeros se fueron hacia el interior de la cantera, a probar suerte con los bolos de caliza, en busca de alguna geoda de calcita, sin mucha fortuna.


Montones de arcilla carbonosa, donde es posible encontrar pequeños ejemplares de yeso.


Canteras sin explotación en la actualidad, La Cañada de Verich, Teruel.

Comimos en la misma cantera donde pudimos charlar del desarrollo de la mañana y del buen tiempo que hacía, así como entablar amistad con los compañeros del G.M.C. Después de comer, nos pusimos a picar en grandes bolos de caliza para sacar alguna geoda con cristales de calcita; aquí la suerte fue dispar ya que algunos tuvieron fortuna y otros no.


Geoda de Calcita.

Después de las fotos de grupo pertinentes nos despedimos y cada grupo se fue por su camino a sus respectivas ciudades.

Agradecer a los miembros del G.M.C. su asistencia, sus regalos y, sobre todo, su amistad.
¡Hasta la próxima!


Foto grupo GMC y AMA.

Texto: Jesús González Alonso.
Fotografías: Antonia Royo.